jueves, 20 de abril de 2017

UN NUEVO TRATADO DEL LAZARILLO DE TORMES

Viendo la mala suerte que tuve en Toledo, junto a mi esposa decidí transladarme a Sevilla, la ciudad por la que tanto le rezaba a Dios para que pudiera encontrar un buen amo.
 El viaje hasta la ciudad, no duraba más de dos días. Durante el trayecto, fuimos parando para conseguir agua en riachuelos y por las noches para descansar y comer un poco. La última noche, antes de llegar a la ciudad, paramos en un pequeño lago, estaba todo muy oscuro y cuando fui a buscar el agua, tropecé con alguien y caí directo al lago:

- ¿Estás bien, muchacho?- me dijo una voz extraña y con un ligero acento árabe.
- Tengo mucho frío- dije con la voz entrecortada y temblorosa.

El buen hombre me ayudó a salir de allí y nos llevó a mí y a mi mujer hasta su carruaje y desde allí nos llevó hasta su casa para que pudiéramos pasar la noche y a mí me dió ropa seca y mantas para entrar en calo. Él era un sultán procediente de Marruecos y su palacete tenía todos los lujos que jamás pude imaginar.

- ¿Te gustaría vivir aquí conmigo y trabajar para mí?- me ofreció con un gesto de amabilidad.
- ¡Claro, me encataría!- le contesté con mi mayor sonrisa y alegría.

En unos días, mi esposa y yo nos intalamos allí, en una habitación pequeña y oscura, aunque muy acogedora.
Yo acompañaba a mi amo a todos lados, y buenas caminatas que se daba el hombre. Trabajaba en una notaría y a veces estaba tan cansado que me obligaba a que me tirara al suelo para ser su reposapiés, no podía rechistar, ya que si no me dejaría sin comer lo que quedaba de semana.
Cada vez que íbamos por la calle y veíamos a alguien necesitado de ayuda, mi amo no dudaba en ofrecérsela, era un buen hombre y me enseñó a darlo todo por los demás sin necesidad de recibir nada a cambio.
Las alegrías no duraron mucho en casa del árabe, pronto llegó a mis oídos que andaba encamado con mi esposa, así que sin pensarlo abandoné la casa junto a mi esposa. Ahora ando por las calles de Sevilla en busca del que será mi próximo amo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LAS SINSOMBRERO

PREGUNTAS Y RESPUESTAS 1. ¿A qué se debe el nombre que se le da a este grupo de mujeres?  Un día a Federico García Lorca, Salvador ...