martes, 13 de junio de 2017

POEMAS DE PETRARCA

   1. Los que escucháis en rimas el desvelo

          Los que escucháis en rimas el desvelo                    De la mano caminaba, con mi querida  amada
         del suspirar que al corazón nutriera                          mirando fijamente a todo el pueblo que nos miraba.
         al primer yerro de la edad primera,                           Sin saber un rumbo, se alzaban nuestras manos
         cuando era en parte otro del que hoy suelo;              al compás de la música del pueblo.

         del vario estilo con que hablo y celo,                        El amor por ella yacía dentro de mí
         entre el dolor y la esperanza huera,                         como el primer día en que la conocí.
        de aquel que, porque amó, de Amor supiera,             Puro como su profunda mirada; y serena voz.
         no ya perdón, sino piedad anhelo.                           Mujer de dorado cabello y rosadas mejillas;

        Mas ya del vulgo veo cómo en boca                          de dulce perfume olor vainilla.  
        fábula fui gran tiempo en que a menudo                    Que nos miran, que hablen
        de mí mismo conmigo me sonrojo;                           que todo lo que el pueblo cree,
                                                                                     de la misa no sabe nadie
        y que es el fruto que mi furia toca,                                                    (Versión de Paula Blasco, 3ºC)
        vergüenza porque entiendo ya y no dudo
        que es breve sueño todo humano antojo.
  Petrarca

  202. De un bello, claro, neto y vivo hielo
     
      De un bello, claro, neto y vivo hielo suelo               Mientras en silencio me deshago en el
      salió el fuego que abrasa y me destruye,               el fuego me abrasa y me destruye.
      y venas seca y corazón me influye                        Me inundo de miedo, mientras la vida me huye;
      tal que en silencio deshacerme suelo.                   y yo trato de rehuir a la muerte.

      Temor la muerte, como truena el cielo                   La Piedad y el Amor de aquí podrían salvarme                   
      o ruge fiera, brazo en alto imbuye,                        mi alma quitarle a la muerte.
      persiguiendo la vida que me huye;                        No la culpo a ella, sino a mi pobre suerte.
      y yo, lleno de miedo, callo y celo.                                                   (Versión de Paula Blasco, 3ºC)

      Piedad y junto Amor podrían en esto,
      doble columna, en mi socorro ahora,
      el alma dividirme de la muerte.

      Mas ni lo pienso, ni lo veo en el gesto
      de aquella mi enemiga y mi señora.
      Y no a ella he de culpar, sino a mi suerte.
     Petrarca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LAS SINSOMBRERO

PREGUNTAS Y RESPUESTAS 1. ¿A qué se debe el nombre que se le da a este grupo de mujeres?  Un día a Federico García Lorca, Salvador ...